Castillo Vacío, del director mexicano Sebastián Amaya, relata la historia que hay detrás de la puerta del cuarto de los padres de Nicolás y Natalia, una criatura monstruosa conocida como El Psicófago aterroriza a su madre, la única barrera que protege a los niños de la ira del monstruo. Ahora, Nicolás deberá decidir entre el escape a una fantasía segura a cuestas de abandonar a su hermana y a su familia, o enfrentarse a la realidad y aceptar que los monstruos más aterradores no se encuentran en la ficción.

Piedad, del director mexicano Daniel Cano, trata de la desición que tendrán que tomar una madre y un padre mientras una nube de polvo tóxica se aproxima a su casa. Deberán decidir entre sacrificar a uno de sus tres hijos o tomar el riesgo de perderlos a todos.

Cruz, de la directora mexicana Andrea Rosales. Cuenta la historia de un joven oaxaqueño que parte de la sierra a la costa buscando oportunidades distintas. Sin embargo, irse de casa no traerá nada nuevo, el entorno degradado del país se encuentra en cada paso que da, dejando claro que su realidad no permite aspiraciones.

Vortex, del director mexicano Mauricio Kuri, cuenta la historia de un hombre alienado que no tiene idea de lo que está sucediendo afuera de su decrépito departamento en Burbank. Cuando los eventos surrealistas comienzan a suceder a su alrededor, comienza una lucha interna en la que tendrá que descubrir si hay una presencia extraña que lo atormenta o si todo está dentro de su cabeza.

Solo un poco aquí de la directora mexicana Meliza González, sería retrato de Lily, quien despierta por unas luces de ambulancia que le dan directamente a los ojos, y al asomarse por su puerta, se da cuenta que su papá, José, está en una camilla de hospital. Durante todo el día, ella, su mamá y su abuela se la pasan esperando en el hospital para tratar de ver a José, sin embargo, desde un comienzo, Lily experimenta diversas situaciones que la hacen cuestionarse acerca de lo que significa morir.

Gritar en silencio de la directora mexicana María Paola Ramírez Rodríguez quiere contar la historia de Ava que es una joven que en medio de su recorrido diario por el metro, sueña con su primer amor, durante este viaje Ava tendrá que enfrentarse con partes de su pasado y recuerdos para acercarse a una figura misteriosa que le recuerda a él.